envío gratis

En órdenes de mayoreo

garantía de devolución

COMPRA MÁS, GASTA MENOS

50% DE DESCUENTO EN PEDIDOS MAYORES A UN KG.

  • Home
  • /
  • Shop
  • /
  • Dije Cruz Señor de la Salud

Dije Cruz Señor de la Salud

96 Credits

Hermoso Dije en plata .925, diamantado. Garantía en nuestros materiales de por vida. Hecho a mano por artesanos mexicanos.

Comprar créditos

Categoría:

Hacia el año de 1840, Puruándiro contaba con varios templos, como el llamado del Tercer Orden, el de Los Ángeles y la Parroquia de San Juan Bautista que se encontraba a cargo del Sr. Cura Francisco Obiedo; en esta última se encontraba un Cristo que según algunas versiones fue traído en 1522 por los Frailes Franciscanos al templo del Tercer Orden, y se le conoció bajo la advocación del Señor de la Sacristía; posteriormente en 1802, fue trasladado a la Parroquia, donde lo colocaron en el lugar llamado “el coro” en la planta alta, ahí se encuentra hasta estas fechas un antiguo piano Alemán.
En esos tiempos, el país fue azotado por una peste mortal llamada cólera morbus y los estragos no se hicieron esperar en esta región; la gente moría en gran número, tanto que se tuvo que abrir una fosa común para dar sepultura a todos los cuerpos; el pueblo estaba aterrorizado ya que no sabían qué hacer para aliviar aquella enfermedad cuyos síntomas principales eran la excesiva sudoración y la extrema palidez.
El primer sábado de mayo de 1840, el sacristán subió a limpiar “el coro”, como de costumbre, cuando vio al Cristo ahí abandonado sudando y notablemente pálido; era indudable, la escultura tenía los síntomas de la mortal enfermedad. Asombrado de lo que veía puso al tanto al Sr. Cura, quien subió a comprobar lo que se le habían comunicado.
Impactado, interpretó el acontecimiento como un milagro y de inmediato ordenó al sacristán repicara las campañas, para convocar al pueblo en la Parroquia.
La gente al escuchar el repique acudió prontamente; el Sr. Cura les comunicó lo sucedido y pidió a un grupo de hombres que bajaran al Cristo del lugar donde se encontraba; también pidió a todos que oraran frente a la imagen por la salud del pueblo.
Inmediatamente se desató una gran ventisca que duró varios minutos y cuando cesó, no había rastro ni síntoma alguno de la enfermedad es por eso que lo llamaron “El Señor de la Salud”, que desde esa fecha continúa realizando cada vez más y más milagros.

ALTO

64.9 mm

ANCHO

35.6 mm

PESO

9.6 gr

MODELO

2681

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Garantía de Entrega

SÓLO LAS MEJORES PAQUETERÍAS

50 Años de experiencia

+ DE 140 MIL PIEZAS FABRICADAS

100% checkout Seguro

miles de clientes satisfechos

inventario propio

Sólo fabricación nuestra

>